Se dispara la tensión entre las autoridades y los manteros por la venta ambulante en Barcelona