El cadáver encontrado en el foso de un ascensor de La Paz desprendía un fuerte hedor