El derrumbe del hotel Ritz no es el único