Un estudio sobre plásticos revela que cada semana ingerimos el equivalente a una tarjeta de crédito