La extraordinaria capacidad de Antonio Belmonte: el autismo no le ha impedido tocar más de diez instrumentos