Un grupo de antifeministas intenta reventar una protesta contra las manadas de Manresa