Irene Montero carga contra aquellos que intentan que Cataluña monopolice la campaña