Los médicos alertan del alto riesgo del llamado "éxtasis líquido"