Una empresa malagueña comienza a tatuar la información de sus alimentos en su piel para luchar así contra el plástico