La mochila de la vuelta al cole trae también dolores de espalada a los más pequeños