Las mujeres, cada vez más adictas al alcohol y al móvil