El aeropuerto de Barcelona-El Prat, en riesgo de otro colapso: el personal de seguridad mantiene la huelga indefinida