Nuestra compañera Alejandra Carrasco, testigo de la primera gran nevada en Asturias