San Bartolomé: el santo más bailón