Los policías blindan las calles para la noche más terrorífica del año