El enfado de Rocío Carrasco y Kiko Matamoros se alargó en publicidad: "¡Yo no me achanto!"