El desorden y la suciedad hacen estallar a Isabel Rábago: “¡Yo no tengo por qué recoger los calzoncillos de nadie!”