Las encalladas son atacadas por medusas en su primera bajada del barco