Omar y Mahi, únicos supervivientes sin recompensa tras una prueba de mucho esfuerzo y mímica