El momento más tierno: Risto recibe un mensaje de alguien muy especial