El brutal golpe de Fernando Torres: minutos de máxima tensión con final feliz