La orejona, el discurso de Ramos y los bailes de Marcelo: así fue la noche mágica en el templo madridista