Lula lleva a Paul Bresson el dinero que necesita pero el negocio no acaba como estaba previsto