Lula demuestra que el amor por su hermano Joao está por encima de todo