María, a José: “Yo estoy sola, tú tienes a Lucía y a tu hijo. La gente como tú siempre consigue lo que quiere”