El módulo ruso Nauka vuelve a acoplarse a la Estación Espacial Internacional