El público en pie y el público enfervorecido: Acrobarcelona convence a todos, menos a Risto Mejide