El Cejas le hace la cobra a un eufórico Maestro Joao