Jesús Calleja: del pico más alto del Everest directo a un afterwork