Dejar de ser periodista y presentadora durante una tarde: Un plan para desconectar