Amy Winehouse sigue siendo la misma