El Papa Francisco confiesa su preocupación por el estallido de "una hipotética guerra nuclear"