Sentenciada a no entrar en ningún pub de Inglaterra y Gales por conducta anti-social