El autor intelectual del crimen de Ardines encargó el asesinato por celos