El bloque alemán se mide a la sorprendente Polonia