El dragón de Komodo, en peligro de extinción debido al cambio climático