El aumento de 18 grados de la temperatura del mar y la DANA explican la granizada sobre la costa de Alicante