Separan dos dinosaurios para que los visitantes puedan caminar entre ellos