El Thyssen nos mete en sus cuadros