'El cónsul de Sodoma', ¿sexo explícito para niños?