Un cuadro de Klimt aparece 22 años después en el mismo museo donde supuestamente fue robado