Desolación en el Museo Terrus: sus cuadros son falsos