Entre el miedo escénico y la afonía: la mala suerte de Sabina en los escenarios de Madrid