Una vaquilla siembra el caos en la plaza de Cadreita