Un verano sin verbenas deja a miles de músicos sin trabajo y ante un panorama desalentador