El ‘niño de goma’ quiere batir el récord con una postura imposible