Los países del G8 consideran "un reto grave" la subida del precio del petróleo y los alimentos