Los gimnasios, parados hasta la fase tres, sudan para sobrevivir al coronavirus