Los mercados se normalizan y aumenta la afluencia de género