La factura de la suspensión del Mobile Wolrd Congress: Barcelona pierde 500 millones